Errores que todos solemos cometer en el trabajo y que nos pueden costar el puesto

Errores que todos solemos cometer en el trabajo y que nos pueden costar el puesto

Errores que todos solemos cometer en el trabajo y que nos pueden costar el puesto

Cuando accedemos a un puesto de trabajo, sobre todo si tenemos poca experiencia, sentimos mucha presión. Eso nos lleva a cometer errores que, aunque bienintencionados, podrían costarnos no pasar del periodo de prueba. A continuación, los más comunes.

No apuntar las cosas

Aunque tengas una memoria prodigiosa, en un día pueden pasarte un montón de cosas y las nuevas van relegando a las viejas. Esto implica que a las 6 de la tarde puedes haber olvidado algo que tu jefe te dijo a las 10 y que era importante. Sea lo que sea que hagas, compra una agenda y anota todo.

No revisar

Este es otro de los errores que todos solemos cometer en el trabajo más comunes. Sí, es cierto que a veces la jornada se hace interminable, lo que nos lleva a caer en la tentación de dar todo por finalizado una vez que hemos acabado con las tareas sin tomarnos tiempo para revisar. ¡Error! Que revises al menos una vez es obligatorio. Esto te permitirá ser más efectivo en tu trabajo, tener más confianza en ti mismo y que, a la vez, la tengan tus jefes en ti.

No preguntar cuando no comprendemos algo

Aquí otro gran error: no preguntar cuando no hemos comprendido algo. Casi siempre lo hacemos por miedo a quedar como ‘tontos’. Por creer que la otra persona se disgustará o pensará que no somos válidos o no tenemos conocimientos. Sin embargo, lo más probable es que suceda al contrario. Preguntar lo que necesites hará que se note que quieres hacer lo que se te ha pedido de la manera correcta, que se perciba seguridad en ti mismo y que estás implicado en tu trabajo.

Sucumbir a los comentarios

Cuando somos nuevos necesitamos socializarnos e integrarnos con el equipo para poder sentirnos más cómodos. Los temas de conversación que primero salen casi siempre son chismes o comentarios negativos. Puede que sucumbir a ellos pueda acercarte temporalmente a algunas personas, pero te alejará definitivamente de las que realmente te interesan. Peor aún, a largo plazo formar parte de este círculo del rumor puede hacer que tus jefes decidan que no eres la persona adecuada para el puesto.

Utilizar Internet con fines de ocio

Si te aburres en el trabajo, pídele a tu jefe que te de algunas tareas más que puedas hacer mientras. Si no hay nada más que hacer, busca información sobre cómo puedes hacer mejor tu trabajo o cursos de formación que te permitan aumentar tus capacidades. Te traerá muchos más beneficios y te hará sentirte más seguro en tu puesto.

Aparentar saberlo todo

Otro error muy común que se suele dar por nerviosismo es el de aparentar que se sabe todo haciendo las cosas sin preguntar o con respuestas como ‘ya, ya lo sé’. Aunque lo sepas, si la otra persona está explicándote algo, tómate el tiempo de escuchar. Es muy posible que al final aprendas algo, por poco que sea.

Evitar los cambios

Los cambios hacen que seamos mucho más competentes y también que las empresas sean más innovadoras. Demostrar que tienes una buena capacidad de adaptación es una manera excelente de asegurar tu puesto de trabajo.

¿Te has sentido identificado con algunos de estos comportamientos? Es interesante que reflexiones y te apliques para mejorar en lo que puedas. No es una carrera contra nadie, sino un camino para lograr más y mejores resultados en tu futuro, para convertirte en un activo de gran valor y tener más opciones.