Valores que debería cultivar una empresa

Valores que debería cultivar una empresa

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Una de las partes más esenciales de cualquier empresa es el personal que le da vida. Lograr que trabajen armónicamente y que disfruten con lo que hacen es lo que marca la diferencia entre un negocio que marcha bien y otro que no tanto. La clave está en saber escoger cuáles son los valores a cultivar para generar ese ambiente de trabajo fértil en el que crecen grandes ideas.

La confianza es la base

Hay que tratar de fomentar de forma prioritaria una cultura empresarial en la que los empleados no sean entes independientes que responden solo por su trabajo. Para ello es clave la confianza entre los miembros del equipo y comprender bien el concepto de que no debe haber competencia entre ellos. Cada uno debe dar lo mejor de sí y ponerlo a disposición de aquellos con los que trabaja para que todo funcione correctamente.

Claro, para recibir confianza primero hay que darla y esto se consigue con transparencia. Sí, es cierto que no toda la información corporativa puede ser compartida, pero debemos intentar hacer partícipes a todos los miembros del equipo del estado de la empresa, de sus objetivos concretos, etc. En definitiva, de toda la información que sea posible para que se sientan parte de la tripulación y motivados a remar por el mismo barco.

Responsabilidad

Al hacer partícipes a todos los miembros del equipo del conjunto del proyecto en lugar de mantenerlos trabajando aislados a nivel de información conseguimos que tomen consciencia del papel que desempeñan en el funcionamiento de la empresa y que se hagan responsables de ello, que se impliquen incluso cuando un problema se sale de su departamento.

Ética

Cada empresa tiene una política de trabajo, una filosofía que la hace única. ¿Quién es tu empresa? Todos los miembros de un equipo deben tener claro dónde trabajan, qué es lo que define el proyecto que llevan a cabo y qué valores son los que lo rigen. Estos deben ser siempre valores que puedan ser respetados por cualquier persona.

Si creamos un entorno de trabajo de ambición, competencia e independencia es poco probable que nuestro proyecto prospere, sobre todo porque quienes deben llevarlo a cabo sentirán que están trabajando en una selva donde solo se puede sobrevivir.

¿No sería más productivo trabajar en un ambiente calmado donde todo y todos se mueven en valores como el compañerismo, la integridad, el respeto y la valoración de las ideas que son diferentes a las nuestras?

Flexibilidad

Cada empresa está sometida a muchos cambios. Cambios que se dan con el avance de las tecnologías, con la transformación del comportamiento del consumidor, etc. Queremos que nuestro equipo sea flexible, que sepa adoptar cambios cuando sea necesario y encontrar la ventaja y el valor en las ideas que son diferentes. La disponibilidad al cambio es una de las claves del éxito en cualquier entorno de trabajo.

Amor por lo que se hace

Suena utópico, pero es más posible hacer realidad la idea de que se fomente el disfrute en el trabajo de lo que en principio parece. Mientras hay personas que se dedican a estudiar el balance financiero de la empresa, podría haber otras en Recursos Humanos que se encarguen de organizar las tareas de los empleados de forma dinámica para que siempre resulte estimulante ir a trabajar. Hay cientos de iniciativas que te van a permitir lograr que tu equipo de trabajo esté contento con lo que hace, que pueda disfrutar realizando sus tareas y que se sienta comprometido con el proyecto del que forma parte.

¿Te atreves a ser diferente?